Sergio Galindo

Polvos de arroz

    Jośe Carrasco Amadorhar citeretfor 6 måneder siden
    algunas personas no mueren cuando llega su muerte, sino desde mucho antes; y su muerte física no es sino una consecuencia natural, que produce sólo una pequeña congoja que viene a cerrar un círculo.
    Jośe Carrasco Amadorhar citeretfor 6 måneder siden
    El arrepentimiento debe ser la consecuencia de una falta. ¿De qué puedo yo arrepentirme? Como no sea de la vida entera, de la existencia toda, y eso no me importa.
    Jośe Carrasco Amadorhar citeretfor 6 måneder siden
    Es complicado iniciar la reconstrucción de uno mismo y regresar con otros ojos a una vida vivida hace mucho tiempo
    Soliloquios Literarioshar citeretfor 9 måneder siden
    Tal vez porque algunas personas no mueren cuando llega su muerte, sino desde mucho antes; y su muerte física no es sino una consecuencia natural, que produce sólo una pequeña congoja que viene a cerrar un círculo.
    Soliloquios Literarioshar citeretfor 9 måneder siden
    Tomó las manos de Julia como si el contacto físico pudiera establecer una comprensión más honda, y al aferrarse a su piel se aferrara a la realidad dominándola.
    Soliloquios Literarioshar citeretfor 9 måneder siden
    No puedo decirte que he sido feliz, porque he descubierto que la felicidad, si existe, debe ser algo por lo que se lucha mucho y se hacen cosas malas. Yo no he luchado, ni he hecho mal. Al contrario, siempre he sido buena.
    Soliloquios Literarioshar citeretfor 9 måneder siden
    Sí, te quiero. Me lo repito y lo creo, lo siento, pero dímelo tú a mí, repítemelo en cada una de las líneas de tus cartas, tus palabras siempre suenan en mi oído como si fuera la primera vez que las dijeras. Dime que me amas. Muchas veces, dímelo millones de veces.
    Soliloquios Literarioshar citeretfor 9 måneder siden
    Amar en suma, no vivir en el tiempo.
    Soliloquios Literarioshar citeretfor 9 måneder siden
    —Confiesen –pedía Rodolfo–: ¿Por qué es la alegría?

    Camerina no pudo responderle, se llevó el pañuelo a la boca para ahogar una carcajada, y fue Augusta la que dijo:

    —La alegría no tiene explicación, Rodolfo. No debe tenerla.
    Soliloquios Literarioshar citeretfor 9 måneder siden
    Era una época en la que se podía esperar muchos años, muchos, sin apremio. De tal lentitud que a veces se antojaba que podía seguir así interminablemente y hasta se temía el más ligero cambio. Por eso, sin duda, nunca hablaban de política y trataban de evitar cualquier comentario que les hiciera comprender que la vida llevaba otro curso, lleno de cambios decisivos
    Soliloquios Literarioshar citeretfor 9 måneder siden
    Augusta era capaz de engañar a la muerte, a ese hecho súbito (a pesar de que a veces se esperaba durante años, día tras día, siempre resultaba súbito, un poco improvisado)
    Soliloquios Literarioshar citeretfor 9 måneder siden
    Llámame tan pronto como llegues, mi teléfono es…” –decía la respuesta de Juan Antonio–. Escrita por él la frase más insignificante adquiría música; una cadencia íntima que la hacía sonrojarse.
    Ahora todo en dedanshar citeretfor 9 måneder siden
    Tengo que acordarme. Tengo que acordarme. El presente parecía vivido hacía mucho tiempo y la realidad una repetición monstruosa e inacabable.
    Ahora todo en dedanshar citeretfor 9 måneder siden
    Empezó de un modo súbito, como todo lo definitivo.
    Ahora todo en dedanshar citeretfor 9 måneder siden
    Cuando empezó noviembre la niebla vino a pegarse a la ventana de su habitación, anunciando el invierno y la humedad
    Ahora todo en dedanshar citeretfor 9 måneder siden
    Abajo, como nacidos del infierno, surgieron dos carpinteros desnudos de la cintura para arriba: unos cuerpos hermosos, morenos. Algo que una señorita no debía ver. Pero ellos no sabían que los observaba. Avanzaron cargando una viga. Las gotas de sudor les brillaban en la piel como luceros. Camerina sintió rabia… Es obsceno, es asqueroso, es… Desaparecieron dentro de una galera. Siguió oyendo sus voces, pero no los veía y eso resultaba peor que cualquier exceso o impudicia.
    Ahora todo en dedanshar citeretfor 9 måneder siden
    De un instante a otro la noche caería y con ella se mitigarían las exigencias.
    Ahora todo en dedanshar citeretfor 9 måneder siden
    Todo era fuerte y decisivo; la luz, en esa última hora de existencia, parecía estallar en millones de puntos centelleantes. El verde de las plantas relumbraba, zumbaban las moscas y las avispas, sonaban los martillos, las sierras, las voces de los hombres, y en sus manos la revista temblaba.

    —Le escribiré a ese muchacho –exclamó en voz alta.
    Ahora todo en dedanshar citeretfor 9 måneder siden
    Tuvo ganas de seguir el ritmo pero se inhibió: no el pudor, la certidumbre de la fealdad de su cuerpo. Tal vez no llegaba a confesarse tanto, pero sí admitía un principio de obesidad.
    Ahora todo en dedanshar citeretfor 9 måneder siden
    Sí; desde la llegada de Rodolfo Gris el tiempo dejó de tener medida. Todavía un mes antes de su compromiso los días se medían por el luto que guardaban por su madre. Cinco años apagados en que la muerta había permanecido al lado de su marido e hijas. Mineros incansables, cavando de continuo en cada recuerdo, trocaban la frase más insignificante de la muerta en un vaticinio, en algo preñado de significado. Hasta que esa vida se convirtió exactamente en una mina agotada de largos corredores vacíos por los que nada pasaba y era inútil detenerse a esperar algo nuevo
fb2epub
Træk og slip dine filer (ikke mere end 5 ad gangen)