es
Bøger
Elena G. De White

El conflicto de los siglos

  • Javier Mendoza Barberánhar citeretfor 3 år siden
    Los reformadores enseñaban: “La primera, la más noble, la más sublime de todas las obras es la fe en Jesucristo. De esta obra deben proceder todas las obras”. “Un cristiano que tiene fe en Dios lo hace todo con libertad y con gozo; mientras que el hombre que no está con Dios vive lleno de cuidados y sujeto siempre a servidumbre. Este se pregunta a sí mismo con angustia cuántas obras buenas tendrá que hacer; corre acá y acullá; pregunta a este y a aquel; no encuentra la paz en parte alguna, y todo lo ejecuta con disgusto y con temor”. “La fe viene únicamente de Jesucristo, y nos es prometida y dada gratuitamente. ¡Oh hombre!, represéntate a Cristo, y considera cómo Dios te muestra en él su misericordia sin ningún mérito de tu parte. Saca de esta imagen de su gracia la fe y la certidumbre de que todos tus pecados te están perdonados: esto no lo pueden producir las obras.
  • Javier Mendoza Barberánhar citeretfor 3 år siden
    De la sangre, de las llagas, de la misma muerte de Cristo es de donde mana esa fe que brota en el corazón”.
  • Javier Mendoza Barberánhar citeretfor 3 år siden
    De la sangre, de las llagas, de la misma muerte de Cristo es de donde mana esa fe que brota en el corazón”.
  • Javier Mendoza Barberánhar citeretfor 3 år siden
    Satanás procura distraer de Dios los pensamientos y los afectos de los hombres y hacer que se fijen en los agentes humanos; induce a los hombres a dar honra al mero instrumento y a ignorar la Mano que dirige todos los eventos de la providencia. Demasiado a menudo los líderes religiosos que son así alabados y reverenciados pierden de vista su dependencia de Dios y son inducidos a confiar en sí mismos. Como resultado anhelan controlar las mentes y las conciencias de la gente, la cual está dispuesta a considerarlos como guías en vez de mirar a la Palabra de Dios.
  • Javier Mendoza Barberánhar citeretfor 3 år siden
    Cristo. Aquel que conoce todas sus debilidades, que está familiarizado con todas sus pruebas, está por encima de todos los poderes terrenales; y acudirán ángeles a sus celdas solitarias trayéndoles luz y paz del cielo. La prisión se volverá un palacio, pues allí moran los ricos en fe, y los lóbregos muros serán alumbrados con luz celestial como cuando Pablo y Silas oraban y alababan a Dios a medianoche en el calabozo de Filipos.

    Los juicios de Dios caerán sobre quienes traten de oprimir y aniquilar a su pueblo. Su gran paciencia para con los impíos envalentona a los hombres en sus transgresiones, pero su castigo no será menos cierto ni terrible por mucho que se haya demorado. “Jehová se levantará como en el monte Perasim, y se indignará como en el valle de Gabaón; para hacer su obra, su obra extraña, y para ejecutar su acto, su acto extraño”.
  • Javier Mendoza Barberánhar citeretfor 3 år siden
    ciudades de la llanura? ¿Olvidó a José cuando estaba rodeado de idólatras en Egipto? ¿Olvidó a Elías cuando el juramento de Jezabel lo amenazaba con la suerte de los profetas de Baal? ¿Olvidó a Jeremías en el oscuro y húmedo pozo donde había sido echado? ¿Olvidó a los tres jóvenes en el horno ardiente o a Daniel en el foso de los leones?

    “Pero Sión dijo: Me dejó Jehová, y el Señor se olvidó de mí. ¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque olvide ella, yo nunca me olvidaré de ti. He aquí que en las palmas de las manos te tengo esculpida”.
    1061
    El Señor de los ejércitos ha dicho: “La nación que toca a mi pueblo, me toca la niña de los ojos”.
    1062

    Aunque los enemigos los arrojen a la cárcel, las paredes de los calabozos no pueden interceptar la comunicación entre sus almas y
  • Javier Mendoza Barberánhar citeretfor 3 år siden
    Olvidará el Señor a su pueblo en esa hora de prueba? ¿Olvidó al fiel Noé cuando sus juicios cayeron sobre el mundo antediluviano? ¿Olvidó a Lot cuando descendió fuego del cielo para consumir las ciuda‍
  • Javier Mendoza Barberánhar citeretfor 3 år siden
    Nuestro Salvador enseñó que no se debe recibir en la iglesia a los que pecan voluntariamente;
  • Javier Mendoza Barberánhar citeretfor 3 år siden
    Cuando se lo resiste tenazmente, el Espíritu de Dios termina por apartarse del pecador, y entonces es dejado sin poder para dominar las malas pasiones de su alma, y sin protección contra la malicia y enemistad de Satanás.
  • Javier Mendoza Barberánhar citeretfor 3 år siden
    Los desobedientes e ingratos deberían hallar un poderoso motivo de agradecimiento a Dios en el hecho de que su misericordia y clemencia hayan coartado el poder cruel y maligno del diablo.
fb2epub
Træk og slip dine filer (ikke mere end 5 ad gangen)