es
Benjamin Moser

Sontag

Giv mig besked når bogen er tilgængelig
Denne bog er ikke tilgængelig i streaming pt. men du kan uploade din egen epub- eller fb2-fil og læse den sammen med dine andre bøger på Bookmate. Hvordan overfører jeg en bog?
    Paulo Gutiérrezhar citeretfor 4 dage siden
    estadounidenses. Esta atención al lenguaje marcaría sus escritos posteriores sobre uno de los temas en los que más destacaría: la descripción no solo de los hechos de la guerra, la violencia y el sufrimiento, sino de las palabras que servían para contarlos
    Paulo Gutiérrezhar citeretfor 4 dage siden
    Una niña más feliz tal vez no se hubiese convertido en una lectora tan voraz. Mildred la animaba a buscar cobijo en un mundo de fantasía
    Paulo Gutiérrezhar citeretfor 4 dage siden
    Susan era no solo la madre de su madre, sino que se convirtió también en el marido de Mildred, obligada a competir con los pretendientes que revoloteaban en torno a la bella y joven viuda
    Maríahar citeretfor 2 måneder siden
    metáfora, al igual que la dramatización del genocidio armenio en el que su madre había participado, podía volver la realidad visible a quienes no alcanzaban a verla por sí mismos.
    Maríahar citeretfor 2 måneder siden
    De insistir en que los sueños eran lo único real, pasó a preguntarse cómo había que contemplar las realidades más atroces, las de la enfermedad, la guerra y la muerte.
    Maríahar citeretfor 2 måneder siden
    Contra la interpretación» delata el miedo de Sontag a que el arte «y, por analogía, nuestra propia existencia» no sea del todo real; o bien que el arte, como nosotros mismos, requiera alguna clase de ayuda externa para volverse real. «Lo importante ahora», insiste, «es recuperar los sentidos. Debemos aprender a ver más, oír más, sentir más.»
    Maríahar citeretfor 2 måneder siden
    Solo me interesa la gente que se ha embarcado en un proyecto de transformación personal
    Maríahar citeretfor 2 måneder siden
    Dedicaría buena parte de sus años de madurez a insistir en la idea de que existe un objeto real más allá de la palabra que lo describe, un cuerpo real más allá de la mente que sueña, una persona real más allá de la fotografía. Tal como escribió décadas después, uno de los fines de la literatura es hacernos comprender «que los otros, personas distintas a nosotros, existen de veras».
    Maríahar citeretfor 2 måneder siden
    Los otros existen de veras
    Maríahar citeretfor 2 måneder siden
    qué dice una imagen sobre el objeto que pretende mostrar.
    Maríahar citeretfor 2 måneder siden
    que pocos de los individuos que posan ante el objetivo estén pensando en su inminente fin hace que sus retratos resulten tanto más turbadores: Sarah Leah y Mildred representaban una tragedia ajena sin sospechar que la suya estaba a la vuelta de la esquina.
    Paulo Gutiérrezhar citeretfor 3 måneder siden
    El fracaso de Susan a la hora de convertir a su hermana en una homóloga intelectual significaba que no tenía con quien hablar sobre las muchas cosas para las que no era una mentecata, ni mucho menos. Desgraciada en casa, un bicho raro en la escuela, desarraigada en lo geográfico, se encerró en sí misma, en la lectura y, cada vez más, en la escritura
    Paulo Gutiérrezhar citeretfor 3 måneder siden
    En el libro que escribió sobre su madre, David Rieff, hijo único de Susan, definió su angustia más profunda –solo superada por el miedo a morir– como «la sensación enquistada, y en última instancia inconsolable, de ser una intrusa, de estar siempre fuera de lugar»
    Paulo Gutiérrezhar citeretfor 3 måneder siden
    No creo que vuestras cenizas vayan a servir de abono ni a dar fruto, no creo que vuestras muertes tuvieran significado alguno, ni que de ellas se pueda extraer nada bueno.
    Perdonadme por no tener el poder –aunque tuviese el derechode transmutarlas
    Paulo Gutiérrezhar citeretfor 3 måneder siden
    En su libro sobre el cáncer, La enfermedad y sus metáforas, no menciona ni una sola vez su propio cáncer, y muchos de sus intereses intelectuales guardan relación directa con la persecución de los judíos, como las fotografías del Holocausto que, según dijo, dividieron su vida en un antes y un después
    Paulo Gutiérrezhar citeretfor 3 måneder siden
    A lo largo de su vida, cuanto más le afectaba un tema en lo personal, más se esforzaba Susan Sontag por reformularlo desde un punto de vista intelectual
    Paulo Gutiérrezhar citeretfor 3 måneder siden
    Le dijo al novelista israelí Yoram Kaniuk que era «en primer lugar judía, en segundo escritora y en tercero estadounidense».
    Paulo Gutiérrezhar citeretfor 3 måneder siden
    En las memorias de las intelectuales de la generación de Sontag, siempre sale a relucir una gran excepción a esa regla. En 1937, Eve Curie publicó Madame Curie, que Susan leyó poco después, a los siete u ocho años. «Me hizo querer ser bioquímica y ganar el Premio Nobel», diría (su frustración por no haberlo conseguido era a buen seguro menos dolorosa que la de Eve, que vio cómo su madre, padre, marido, hermana y cuñado ganaban el codiciado premio, por partida doble en el caso de su madre). «No era consciente de que las mujeres lo tuvieran más difícil», diría más tarde.
    Esa «suprema heroína de mi más tierna infancia» ejerció sobre Sontag una fascinación imperecedera. En su última década de vida, sopesó la posibilidad de escribir una novela sobre ella. La altiva e intimidante Madame Curie hacía que Sue se preguntara si poseía la clase de inteligencia acreedora del Nobel. Pero no tardó en comprender que su propia forma de inteligencia –ese «esforzarse un poco más de la cuenta»– era una gran cualidad. «Creía de veras que podría hacer cualquier cosa que me propusiera (iba a ser química, como Madame Curie), que la constancia y tener más interés que los demás por lo que era importante me llevarían a donde quisiera ir
    Paulo Gutiérrezhar citeretfor 3 måneder siden
    Pero la mujer que serviría de inspiración a las muchachas con inquietudes intelectuales de todo el mundo apenas tenía modelos que seguir cuando era ella la muchacha con inquietudes intelectuales
    Paulo Gutiérrezhar citeretfor 3 måneder siden
    Mildred, «la reina de la negación», se evadía de la realidad, y lo mismo haría Susan, pero su evasión era más productiva.
fb2epub
Træk og slip dine filer (ikke mere end 5 ad gangen)