Ariana Harwicz

Matate, amor

    Sandra Sánchezhar citeretfor 2 år siden
    No, pensé, no me gustan las distorsiones. Ni ópticas ni sonoras, ni sensoriales, ni olfativas, ni cerebrales, no me gustan los objetos negros del cielo.
    Sandrahar citeretfor 9 måneder siden
    Quiero ir al baño desde que terminó el almuerzo pero es imposible hacer otra cosa que ser madre. Y dale con el llanto, llora, llora, llora, me va a trastornar. Soy madre, listo. Me arrepiento, pero ni siquiera lo puedo decir. A quién. ¿A él sentado en mis rodillas, metiendo la mano en mi plato de restos fríos, jugando con un hueso de pollo? ¡No
    b5796615473har citeretfor 9 måneder siden
    Y nos quedamos dando vueltas enredados en el cable por si llama y me lo llevo a la puerta a ver si pasa alguien al que se lo pueda dar unos minutos. Pero no hay vecinos como los que necesito. Luego, hay bestias y niños. ¿Y si le toco la puerta a la anciana que vive con las ventanas tapiadas y sus loros?, seguro podría distraerla, sería como tener televisión, como ir al cine.
    Patricia Torreshar citeretsidste år
    «Si tu niño llora tanto como para terminar con tu entereza y sientes que estás a punto de perder el control, huye. Entrégale el niño a otra persona y vete a un lugar donde puedas recobrar el sentido y la calma. Si en cambio te encuentras sola y no hay posibilidad de dárselo a nadie, huye igualmente. Deja al crío en un lugar seguro y aléjate unos segundos.
    Hatebreederhar citeretsidste år
    Cómo puede mi suegro haber pasado la tarde de un 24 de diciembre releyendo los tickets y tener un fusil bajo la almohada. Cómo puede mi suegra hablar tan bajito, caminar con pasos tan cortos, ser tan modosita y ofrecerle un Prozac a una futura madre. Cómo pueden mi suegro y mi suegra dormir entre las mismas sábanas, acolchado y cubrecamas, entre las mismas paredes empapeladas durante cincuenta años.
    Hatebreederhar citeretsidste år
    Hacía rato que contenía todo en un, yo pensé, progresivo pero sutil balanceo cuando, repentinamente, fui invitada a sentarme y tomar algo fresco. No sé en qué momento el deseo de morir se ve amenazado por sentar el culo en la silla y tomar agua.
    Hatebreederhar citeretsidste år
    Me recliné sobre la hierba entre árboles caídos y el sol que calienta la palma de mi mano me dio la impresión de llevar un cuchillo con el que iba a desangrarme de un corte ágil en la yugular. Detrás, en el decorado de una casa entre decadente y familiar, podía sentir las voces de mi hijo y mi marido.
    andreae183har citeretsidste år
    Ahí estamos nosotros también, la familia que sale a ver el atardecer. Como si no supiéramos que el sol sale y se esconde. Todos los días es igual eh.
    Adrianuxhar citeretsidste år
    Y soy una mujer que se dejó estar y tiene caries y ya no lee.
    Diana Garcíahar citeretsidste år
    Qué es un hombre que muere?, ¿qué fue que no fue de su vida?
    veronicajohana2304har citeretsidste år
    Me quedé merodeando depilada, con bombacha nueva, bañada. Me quedé por si me agarraba de la cintura, por si me metía mano, por si se le daba por tirarme contra la pared o en el sillón como la última vez hace cinco semanas, no tres, si fueran tres estaría mejor y las vacaciones no cuentan. Así fue que nada. Pero nada. Y eso me altera los nervios, me pone los caninos como sevillanas.
    Jireh Hernándezhar citeretfor 15 minutter siden
    Mi corazón latió en mis orejas. Me incliné para ver a mi bebé y olvidé que salió de mí. Buen día, niño del bosque. Él miró dos carpinchos apareándose e imitó veloz los gestos con su pelvis chiquita. Mi bebé ya cogía, tosco como ellos
    Jireh Hernándezhar citeretfor 16 minutter siden
    entonces vi el aire saturado de una tensión sexual invisible. Rembrandt. Las bellotas caían y caían y caían tan lentamente, tan pesadamente, entre la copa del árbol y la tierra, que parece que dormían en el aire. Que lo cortaban con rayos dorados. Caravaggio
    Jireh Hernándezhar citeretfor 17 minutter siden
    No importa si pensás en un soneto de Shakespeare, si hurgás en tu consciencia buscando un minuto en el que hayas sido libre y no encontrás. No importa el cerebro y sus referencias, sus elucubraciones, su indagación de símbolos, el afán. Importa qué hacés, adónde vas, si te movés.
    Jireh Hernándezhar citeretfor 21 minutter siden
    Ese otro escarba en mí buscando. Porque hay. Pero nadie sabe escarbar. Ni siquiera él. Cuando mi marido se achicó y salió sentí que palpitaba y aunque lo mordí, lo amé. La sierra empezó a andar
    Jireh Hernándezhar citeretfor 22 minutter siden
    apetito. Y mientras entraba su pedazo de carne en mi hueco, si eso es hacer el amor, deseé una habitación blanca por la que entre el aire de mar, la sal picante en mi lengua cortajeada
    Jireh Hernándezhar citeretfor 22 minutter siden
    Cojeme, le grito con una voz que me sonó perruna. Cojeme de una buena vez. Pero lo que tenía ganas de hacer mientras se acercaba a mí erecto era de comer flores venenosas, champiñones venenosos, piedras. Acabar este largo día difuso tormentoso
    Jireh Hernándezhar citeretfor 23 minutter siden
    Mi aliento de búfalo me sofoca. Podría empañar vidrios enteros, los ventanales de un castillo, ciudades espejadas por ríos angostos. Soy una bestia que respira lento y pesado que saca el aire al resto
    Jireh Hernándezhar citeretfor 23 minutter siden
    Mamá, yo, corro y me arrojo desde un pozo de lluvia a los altos pastizales no podados donde mi cuerpo quedará tantos años sin ser descubierto y será verdad forense
    Jireh Hernándezhar citeretfor 29 minutter siden
    Cuando tengo sexo conmemoro aniversarios de ausentes. Cuando me enamoro, ahora mismo, mientras me sacudo, echo tierra sobre un cajón. Qué importa de quién. Y cuando me masturbo profano nichos y cuando acuno a mi bebé digo amén y cuando sonrío desconecto un respirador artificial. Por eso el beso, porque de todos modos desde hace tanto e incluso desde antes de nacer, y mientras mi esposo anda gritando por ahí de celos, estoy muerta.
fb2epub
Træk og slip dine filer (ikke mere end 5 ad gangen)