bookmate game
Sarah Maclean

Nueve reglas que romper para conquistar a un granuja

Una de las reglas sociales más conocidas dice que una joven de buena familia nunca debería acudir a casa de un marqués de mala reputación y pedirle un beso apasionado. Sin embargo, para conquistar a este granuja, lady Calpurnia Hartwell deberá romper todas las reglas?
1. Besar apasionadamente.
2. Fumar puros y beber whisky.
3. Montar a horcajadas.
4. Practicar esgrima.
5. Asistir a un duelo.
6. Disparar una pistola.
7. Jugar a las cartas (en un club de caballeros).
8. Bailar todos los bailes en una fiesta.
9. Ser considerada hermosa. Al menos una vez.
450 trykte sider
Copyrightindehaver
Bookwire
Oprindeligt udgivet
2021
Udgivelsesår
2021
Har du allerede læst den? Hvad synes du om den?
👍👎

Vurderinger

  • Constanza Martínez Pérezhar delt en vurderingfor 5 år siden
    👍Værd at læse
    🎯Læseværdig
    💞Superromantisk
    🚀Opslugende
    🐼Vildt sød

    Me encanta!! Historia emocionante y divertida

  • Pamela Mgal.har delt en vurderingfor 5 år siden
    👍Værd at læse

    Uno de los mejores que he leído!!!

  • Rosa C. Y.har delt en vurderingfor 5 måneder siden
    👍Værd at læse

Citater

  • Victoriahar citereti forgårs
    Maldición, si hubiera sabido cómo sería la soltería, me habría casado con el primero que se me declaró.
  • Elena Herperhar citeretfor 2 år siden
    —¿Sabías que la primera vez que me llamaste emperatriz fue aquí? ¿En este jardín?

    Él arqueó una ceja y ladeó la cabeza, intentando hacer memoria.

    —¿De veras?

    Ella escapó de sus brazos y se volvió de nuevo hacia la fuente.

    —Fue hace diez años. Yo había salido para esconderme en el laberinto, desesperada por escapar del fracaso que estaba resultando mi primera temporada. Tú estabas aquí. —Callie pasó los dedos por el agua lentamente mientras pensaba en aquella noche, hacía tanto—. Las palabras que me dijiste consiguieron que solo pudiera pensar en ti durante toda una década.

    La besó otra vez, centrándose en su voluptuoso labio inferior hasta que ella suspiró.

    —Pienso conseguir que pienses solo en mí durante mucho más tiempo —aseguró. Entonces le capturó la mano y le besó las puntas de los dedos—. Aunque sé que debería lamentar los años que has pasado esperándome, confieso que estoy encantado de que esperases hasta que abriera los ojos y, por fin, te viera, cariño. —La volvió a apretar entre sus brazos—. Pero me siento muy frustrado por no haberlo hecho antes… Podríamos llevar ya una década de felicidad y haber tenido un montón de críos que probaran nuestro amor.

    —Y dos cicatrices menos.

    Él se rió.

    —En efecto, diablillo.
  • Elena Herperhar citeretfor 2 år siden
    —Creo que te he amado durante toda mi vida.

    Los ojos azules de Gabriel brillaron bajo la luz plateada de la luna.

    —Y yo te amaré durante el resto de la mía, emperatriz

På boghylderne

fb2epub
Træk og slip dine filer (ikke mere end 5 ad gangen)