Guillermo Fadanelli

Educar a los topos

Cuando la razón se va de vacaciones entonces la vida desnuda y agria se presenta sin invitación alguna, y los hechos adquieren un peso demasiado real. Algo así me sucedió durante mi estancia en la escuela hasta mis recién rebasados 17 años. Una vez entregado y sometido a la institución militar debí sufrir la espada, el escarnio, el fuete, la expulsión del paraíso adolescente. Educar a los topos es una novela que se transformó en mito de mi propia vida, en expiación tardía.
Hablamos como humanos, pero nos entendemos como animales. Un pesimista daría por cierta esta última sentencia. No lo creo así, pues el escritor y los lectores llegan a comprenderse y a conocerse en algún extraño lugar que no está precisamente en el mapa, sino en la imaginación y en la coincidencia. Los personajes que viven en esta novela no han muerto del todo, ya que nadie podría acabar con semejante plaga; ellos son la vida que se retrae sobre sí misma, se sorprende y muerde; o de menos te ensarta un apodo en la frente, un símbolo indeleble y quizás, también, un destino.
«Durante muchos años, la abyección ha sido su tema más socorrido, la provocación su principal motor y el underground su ambiente privilegiado. No me refiero únicamente a sus relatos y novelas, sino también a esa personalidad que lo ha convertido en una  figura emblemática de la Ciudad de México contemporánea.» Guadalupe Nettel
“Una endiablada habilidad para cincelar un universo corrosivo y lacerante.” Ricardo Baixeras
135 trykte sider
Oprindeligt udgivet
2020

Vurderinger

    Mou Farihar delt en vurderingfor 4 måneder siden
    👍Værd at læse
    💡Lærerig
    🚀Opslugende

    Este libro es un excelente pretexto para recorrer la ciudad, para percibir aromas, sonidos, sensaciones, y un álbum lleno de fotografías que sólo la memoria mantiene a color.
    Un texto autobiográfico lleno de juegos literarios, una historia que te mantiene atento no solo del joven protagonista de la historia, sino de la Historia misma de un México que ya pertenece al pasado; el mundial, Echeverria, el socialismo, el metro de la ciudad, y la vida de aquellos años, son para mí una postal del Distrito Federal.

Citater

    Osmar Caballerohar citeretfor 2 år siden
    Las prostitutas no son malas mujeres, al contrario, están allí para que los jóvenes de tu edad acumulen la experiencia necesaria antes de casarse. En realidad son enfermeras. Es mi punto de vista, enfermeras, no prostitutas, ¿comprendes?
    Mou Farihar citeretfor 4 måneder siden
    Un barrio de pobres, o más bien de obreros y comerciantes la colonia Portales, como la San Simón o la Postal.
    Mou Farihar citeretfor 4 måneder siden
    Un cangrejo, nada menos que un obstinado cangrejo avanzando de espaldas al futuro. Un hijo para desandar los pasos, retroceder, volver al punto de partida.

På boghylderne

    Almadía
    Almadía
    • 70
    • 368
fb2epub
Træk og slip dine filer (ikke mere end 5 ad gangen)