Arthur Conan Doyle

Estudio en escarlata

    Catalina Ariashar citeretsidste år
    Pero quien me preocupa es usted, padre. Se oyen…, se oyen historias tan espantosas sobre aquellos que se oponen al Profeta. Siempre les sucede algo terrible.
    Catalina Ariashar citeretsidste år
    principio ese poder vago y terrible se ejercía sólo contra los recalcitrantes, que, tras abrazar la fe de los mormones, pretendían luego pervertirla o abandonarla. Pronto, sin embargo, se extendió su ámbito. Escaseaban las mujeres adultas y, sin una población femenina lo bastante extensa, la poligamia es una doctrina estéril.
    Catalina Ariashar citeretsidste år
    Los que habían padecido persecución se habían convertido ahora en perseguidores a su vez, y en perseguidores de la peor especie. Ni la Inquisición de Sevilla ni la Vehmgericht alemana ni las sociedades secretas de Italia fueron capaces de poner en marcha una maquinaria tan formidable como la que ensombrecía el estado de Utah.
    Catalina Ariashar citeretsidste år
    asunto peligroso… tan peligroso que ni siquiera los más santos se atrevían a cuchichear, conteniendo el aliento, acerca de sus opiniones religiosas, por miedo a que algún comentario pudiera ser mal interpretado y pudiera acarrearles un rápido castigo.
    Catalina Ariashar citeretsidste år
    Así pues, el capullo se hizo flor, y el mismo año en que su padre pasó a ser el más rico de todos los granjeros, ella se había transformado en el mejor ejemplar de muchachita americana de toda la costa del Pacífico.
    Catalina Ariashar citeretsidste år
    Ferrier era un hombre con sentido práctico, hábil en los negocios y dotado para las actividades manuales.
    Catalina Ariashar citeretsidste år
    Young y de Stangerson, Kemball, Johnston y Drebber, que eran los cuatro principales Ancianos.
    Catalina Ariashar citeretsidste år
    Young demostró enseguida ser tan hábil administrador como jefe resuelto. Se dibujaron mapas y se trazaron planos donde se proyectaba la futura ciudad. A su alrededor se distribuyeron y asignaron granjas, según las condiciones de cada cual. Al comerciante se le colocó en su comercio y al artesano en su taller. En la ciudad surgieron calles y plazas como por arte de magia. En el campo se abrieron zanjas y se levantaron setos, se plantó y se limpió, y al siguiente verano la cosecha de trigo cubría de oro la región.
    Catalina Ariashar citeretsidste år
    Es un error confundir lo extraño con lo misterioso.
    Catalina Ariashar citeretsidste år
    puede sacar más de uno de esos pequeños mendigos que de una docena de policías —comentó Holmes—. La mera presencia de una persona con aspecto de funcionario sella los labios de cualquiera. Estos chicos, en cambio, se meten por todas partes y se enteran de todo. Y son más listos que el hambre; lo único que les falta es organizarse.
    Catalina Ariashar citeretsidste år
    Recuerda usted lo que dice Darwin sobre la música? Afirma que la capacidad de producirla y de apreciarla existió en la raza humana mucho antes que la capacidad de hablar. Tal vez por eso influye en nosotros de un modo tan sutil.
    Catalina Ariashar citeretsidste år
    Nunca haré tal cosa —le respondí—. Usted ha aproximado tanto la investigación detectivesca a una ciencia exacta como nadie podrá hacerlo en el futuro.
    Catalina Ariashar citeretsidste år
    —¿Qué supondrá eso para mí, querido amigo? Aun admitiendo que resuelva el caso, puede tener la certeza de que Gregson, Lestrade y compañía se atribuirán todo el mérito.
    Catalina Ariashar citeretsidste år
    —¿Ha leído usted a Gaboriau? —le pregunté—. ¿Se ajusta Lecoq a su idea de un detective?
    Catalina Ariashar citeretsidste år
    A partir de una gota de agua», decía el autor, «el hombre que razona con lógica puede inferir la posi‍
    Catalina Ariashar citeretsidste år
    Su título, algo ambicioso, era «El libro de la vida», y pretendía demostrar lo mucho que un hombre observador podía aprender mediante un preciso y sistemático examen de cuanto encontraba a su paso. Me pareció una curiosa mezcolanza de ingenio y disparate. El razonamiento era estricto y profundo, pero las conclusiones resultaban rebuscadas y exageradas. El autor pretendía deducir los pensamientos más ocultos de un hombre a partir de un gesto fugaz, la contracción de un músculo o una mirada.
    Catalina Ariashar citeretsidste år
    Las reglas deductivas que expongo en el artículo que ha suscitado su desprecio tienen un valor inconmensurable en mi trabajo práctico.
    Catalina Ariashar citeretsidste år
    —¿Pretende decirme que, sin abandonar su habitación, usted puede resolver enigmas que otros hombres no han sido capaces de resolver, a pesar de haber visto todos los detalles por sí mismos?
    Catalina Ariashar citeretsidste år
    Existe un estrecho parecido familiar entre los delitos y, si conoces al dedillo todos los detalles de mil de ellos, es raro que no puedas desentrañar el mil uno.
    Catalina Ariashar citeretsidste år
    Perdería usted su dinero —comentó Holmes con calma—. En cuanto al artículo, lo escribí yo mismo.

    —¡Usted!

    —Sí, tengo dotes para la observación y la deducción. Las teorías que he expresado aquí, y que a usted le parecen tan quiméricas, son de hecho extremadamente prácticas, tan prácticas que me dan de comer.
fb2epub
Træk og slip dine filer (ikke mere end 5 ad gangen)